domingo, 9 de mayo de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (34)

El ejemplo de un gran jugador de ajedrez lo tenemos en Frank Marshall (1877-1944), campeón nacional de los EE UU de 1909 a 1935 y desafiante al título "máximo" (¡los de antes!) de campeón mundial de Ajedrez, entonces de Emanuel Lasker, en el año 1907. Fundó el famoso club de ajedrez neoyorkino, que lleva su nombre, en el año 1915. 

Marshall a lo largo de su dilatada carrera profesional derrotó, entre otros muchos, a grandes ajedrecistas históricos como fueron (por orden alfabético): Alapin, Albin, Bernstein, Blackburne, Bogoljubow, Breyer, Burn, Capablanca, Chajes, Chigorin, Duras, Gunsberg, Janowski, Emanuel Lasker, Edward Lasker, Maroczy, Mason, Vera Menchik, Mieses, Nimzowitsch, Pillsbury, Reti, Romanovsky, Rubinstein, Schlechter, Spielmann, Tarrasch, Teichmann, Vidmar, Von Bardeleben, Yates y Znosko Borovsky. ¡Ahí es nada!. Fue sin duda un maestro de postín...

Así, la partida que hoy nos ocupa, la Marshall-Alekhine, San Petersburgo - Fase Final (3) 1914, no la ganó ¡de milagro!. 

Se puede seguir, aparte de en los libros ya señalados de Tarrasch y de Khalifman, también en el libro de Reinfeld sobre Alekhine y en el lado del estadounidense, la partida aparece comentada en el precioso libro de la prestigiosa editorial McFarland titulado "Frank Marshall, United States Chess Champion - a Biography with 220 games" de Soltis, en donde se manifiesta la mala suerte que tuvo el maestro norteamericano en la Fase Final de esta competición. 

Marshall, a sus seguidores, siempre recordó mucho esta partida que hubiese significado una victoria casi segura ante un grandioso oponente como era Alekhine, al que el estadounidense recordaba como un nervioso maestro de ajedrez, que cada vez que movía te miraba un ratito fijamente a los ojos, mientras se retorcía de paso su cabello, dándote a demostrar que tenía mucha vida por delante y ¡llena de resistencia!. 

Estimados lectores, Alekhine era un símbolo de unidad y fortaleza y ese fuego interior le daba reputación de un gran maestro preparado para la ardua lucha en el tablero, jugando a "Ajedrez Clásico", dedicando mucho esfuerzo durante las largas horas en que duraban sus partidas. Hoy, como ya saben, tenemos en el lado opuesto a la F.I.D.E. (Federación Internacional de Ajedrez) que con tanto ajedrez rápido de exhibición (no más) parece indicarnos que la juventud actual es endeble de naturaleza y espíritu (??); ofreciendo, por tanto, muy poco a la sociedad actual, que lo que necesita luego en LA VIDA REAL (que no ajedrecística) es gente preparada y con ganas de esforzarse día a día para producir lo adecuado, subiendo de esa única y certera forma conocida (¡a lo largo de todos los tiempos!)  la calidad de vida en todos los países del mundo...

Veamos cómo analizó el cotejo de hoy nuestro favorito módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0" a ¡nivel de torneo serio!:

Frank Marshall en la época en que fundó
el famoso "The Marshall Chess Club".

sábado, 8 de mayo de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (33)

Tras la 2ª ronda de la Fase Final del Gran Torneo Internacional de San Petersburgo de 1914, los cinco primeros puestos de la clasificación general eran los siguientes:

1º) Capablanca, 8,5 puntos de 11 posibles.

2º) Lasker, 8 puntos de 12.

3º) Marshall, 7 de 11.

4º) Alekhine, 7 de 12.

5º) Tarrasch, 6,5 de 12. 

Así llegábamos a la 3ª rueda del magno certamen. La palabra "magno" significa que "tiene importancia", justo lo contrario a lo que organiza hoy en día la F.I.D.E. con sus mundialitos, olvidando dicha organización mundial el motivo por el que fue creada.

La partida Tarrasch-Capablanca, Fase Final (3) - 0-1 en 35 movimientos, fue analizada por Tarrasch, por Khalifman y por Burn, este último, en el libro Homenaje a Capablanca editado en 1943 por el Ministerio de Educación cubano.

Veamos cómo la analizó el módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0", al SIEMPRE obligado (cuando se trata de organizar un evento internacional "serio") nivel medio de "3 minutos por jugada", pues todos sabemos, además, "de carretilla", que cuando se juegan partidas rápidas (cosa que permite la F.I.D.E. en sus tristes mundialitos, también fuera de las 24 partidas "serias" mínimas de rigor) la calidad de la competición baja considerablemente (??). Los grandes aficionados no estamos para ver partidas sin sentido, disparatadas por el frenesí del poco tiempo disponible para pensar, que es por lo que se ¡ideó el Ajedrez! (educando de esta forma a los jóvenes, que son el futuro de la sociedad) y sobre todo, el juego rápido baja la autoestima de los mejores. Ejemplo muy claro: El campeón mundial actual, el talento noruego Magnus Carlsen, desde que está organizando partidas rápidas, su juego (lógicamente mermado) ya no es el que era (??), para disgusto de los grandes aficionados, que lo único que pedimos es ver rendir al máximo nivel a los mejores ajedrecistas del mundo. El "juego rápido", estimados lectores, destruye al maestro y ese "pecado capital" es de la F.I.D.E. (Federación Internacional de Ajedrez) que es la que organiza el Ajedrez de élite mundial: 

El gran libro de Tarrasch sobre el Gran Torneo
Internacional de San Petersburgo de 1914.

viernes, 7 de mayo de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (32)

"Una estrella brilla en el cielo ruso". Así calificaba la prensa especializada internacional la actuación de Alexander Alekhine en el Gran Torneo Internacional de San Petersburgo de 1914.

En profundas partidas lentas de Ajedrez Cásico, ¡del bueno!, que es el que estamos viendo en este gran evento, justo el contrario al del juego de Damas (no me equivoco) que populariza la actual F.I.D.E. (Federación Internacional de Ajedrez), el maestro ruso empezaba a abrirse un hueco entre la élite mundial.

Una de las partidas que engrandeció al genio fue la Alekhine-Tarrasch, Fase Final (2) - 1-0 en 40 movimientos. En la misma el joven as, entonces de 21 años, demostró su sabiduría en la fusión de las maniobras posicionales con el ataque combinativo, algo esto último, que lo caracterizó a lo largo de su dilatada carrera profesional.

Esta partida se puede seguir en los libros de Tarrasch, de Khalifman y también en el de Linder sobre Alekhine y en el tomo I (de II) de las mejores partidas del genio ruso, comentadas por él mismo, libro este último que ha dado grandes satisfacciones a muchos lectores a lo largo de los años que lleva publicado.

Veamos qué calculó sobre la misma el módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0" al nivel medio de 180 segundos por movimiento:

Mientras hayan grandes libros como éste, la F.I.D.E. puede
mal organizar todos los mundialitos que quiera, que este cronista
se entretendrá con estos grandes trabajos, que ¡son los buenos!.

jueves, 6 de mayo de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (31)

En la 1ª ronda de la Fase Final del Gran Torneo Internacional de San Petersburgo de 1914, el maestro cubano entonces de 25 años, José Raúl Capablanca, había descansado.

Tras los resultados de esta jornada, la clasificación general estaba como sigue:

(Para ampliar la imagen, haga "click" sobre la misma):


Clasificación tras la 1ª ronda final del Gran Torneo
Internacional de San Petersburgo de 1914.

Como vemos, Lasker había recortado en un punto la distancia alcanzada por Capablanca en la Fase Preliminar del certamen.

De esta forma, la partida Capablanca-Lasker, Fase Final (2) - ¡Tablas en 100 movimientos! fue crucial. El cubano no ganó, pero sí torturó al entonces campeón mundial. La partida se puede seguir con comentarios en los libros de Tarrasch, de Khalifman y también fue publicada con análisis de Amos Burn en el libro Homenaje que editó el Ministerio de Cultura cubano tras la muerte de Capablanca en agradecimiento a su amplia labor cultural y que tanto le había dado a su isla y también país caribeño.

miércoles, 5 de mayo de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (30)

¿Cómo es posible que las partidas ganadas a Krámnik, a Anand y a Carlsen del candidato ruso al título de Campeón del Mundo de la F.I.D.E. (Federación Internacional de Ajedrez) Ian Nepomniachtchi, sólo alcancen la docena (a lo largo de toda su carrera profesional) y que luego, hayan más de treinta victorias sobre estos tres astros del ajedrez mundial, pero en partidas rápidas de café?.

Estimados lectores, a este cronista, la patética F.I.D.E. no lo engaña. ¡A otra cosa, mariposa!. Creo que esta organización mundial sólo engaña a aficionados que no se dan cuentan de cuál es la realidad actual (y si la asumen, mal hecho está) y sobre todo en este caso, a los organizadores de la Expo 2021 de Dubai que convierte, con mundialitos como éste, a esa supuesta Exposición Universal en una verbena de barrio (??)...

Por tanto retomamos el Gran Torneo Internacional de Ajedrez de San Petersburgo de 1914, donde con "solera", fue premiada, atención, atención, atención: ¡LA CULTURA DEL ESFUERZO!. 

En la primera ronda de la Finalísima se dio el famoso enfrentamiento Lasker-Alekhine (12) - Fase Final (1) - 1-0 en 35 jugadas.

La partida, aparte de por Tarrasch y por Khalifman, fue también analizada en los libros sobre la vida y obra de Lasker escritos por Nunn, por Reinfeld & Fine, por Soltis, por Zenón Franco, por Linder y por Coria & Palau y luego también en los libros sobre la vida y obra de Alekhine, de Reinfeld y también de Linder.

Veamos cómo la calculó (pues en el fondo no hace otra cosa) el módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0" al tiempo formal de análisis de "3 minutos de media por movimiento", o sea trabajando bien la esencia del ajedrez que es "pensar" y no jugar en modo "disparatado", algo que promueve la ignorante F.I.D.E. actual:

Para hablar de la CULTURA DEL ESFUERZO en Ajedrez,
primero que nada hay que estar bien informado (!?)
y este cronista lo está desde niño (!!). Los dedos que aparecen
en todas estas fotos son de él. En "conocimiento de la
historia del Ajedrez", me autoproclamo y con razón,
¡CAMPEÓN DEL MUNDO!.

martes, 4 de mayo de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (29)

Así llegábamos a la "Finalísima" del Gran Torneo Internacional de San Petersburgo de 1914 que iba a comenzar cuatro días después de finalizar la "Fase Previa" con cinco grandes maestros (por primera vez bautizados, así, por el Zar Nicolás II) intervinientes. Aparte de nuestros héroes de estas crónicas, Emanuel Lasker, José Raúl Capablanca y Alexander Alekhine, también estaban clasificados los expertos Siegbert Tarrasch y Frank Marshall.

Los cinco divos de San Petersburgo 1914. Sentados ante el tablero,
Lasker y Tarrasch. De pie, Alekhine, Capablanca y Marshall.

Todo quedaba pues dispuesto para que el 10 de Mayo de aquel fatídico año de 1914 estos magnánimos ajedrecistas midieran sus fuerzas en un enfrentamiento que de nuevo iba a ser en Sistema de Liga, todos contra todos y a doble vuelta, ¡sin prisa pero sin pausa!; como tiene que ser y no como lo hace hoy la F.I.D.E. (Federación Internacional de Ajedrez) donde en sus mundialitos actuales mal organizados, sólo predomina una palabra por encima de todas las demás, el ESTRÉS, algo maquiavélico y que no enseña nada a la juventud, dicho sea de paso.

Aquello que iba a suceder en San Petersburgo era como batirse el cobre sobre el "campo de batalla" que afortunadamente iba a ser sólo un tablero de ajedrez con 64 casillas blancas y negras (!?).

Los maestros no sabían que un mes y medio más tarde, se produciría el detonante de lo que sería llamada la GRAN GUERRA mundial, que dejaría 8 millones de víctimas militares y 6,6 millones de víctimas civiles.

El 28 de Junio de 1914, en Sarajevo, el archiduque del Imperio Austro-húngaro, Francisco Fernando, fue asesinado por un nacionalista serbio-bosnio y Austria-Hungría culpó a Serbia por el ataque, declarando la guerra a Serbia en Agosto de aquel año.

Los aliados, Rusia, Gran Bretaña y Francia, respaldaron a Serbia y rápidamente las potencias centrales, el mencionado Imperio Austro-húngaro, Alemania e Italia, se rebelaron contra aquellos y ya, tristemente, teníamos servida lo que fue la I Guerra Mundial.

La foto que revela más de cerca el vil asesinato
del archiduque Francisco Fernando.

lunes, 3 de mayo de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (28)

La última ronda de la Fase Preliminar del Gran Torneo Internacional de San Petersburgo de 1914 fue un mero trámite para Alekhine, pues con el resultado de tablas pudo de este modo clasificarse (entre los cinco primeros de once ajedrecistas) para jugar la Finalísima de la competición.

La partida Alekhine-Janowski (11), empate en 29 jugadas, sólo fue analizada por Khalifman en su volumen núm. I (de III) que cubren todas las partidas del genio de la combinación ruso analizadas en su totalidad en estilo Informator.

Alekhine en aquella fase previa había perdido con Capablanca, pero pudo vencer a Marshall, a Rubinstein y a Gunsberg e hizo tablas contra todos los demás.

En la partida que hoy nos ocupa, se produjeron dos errores. El primero de Janowski que pudo de otra forma haber logrado más tranquilamente la igualdad y el segundo del propio Alekhine, que de haber respondido correctamente, hubiese castigado inmediatamente aquel inoportuno descuido de su rival, obteniendo entonces clara ventaja.

Veamos cómo analizó el enfrentamiento, el módulo informático neuronal, "Fat Fritz 2.0", al nivel medio de cálculo de "180 segundos por movimiento":  

El bonito libro de Janowski, un bohemio con partidas bohemias.
Creía poder terminarlas todas antes de llegar a la fase final...

domingo, 2 de mayo de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (27)

Como había ocurrido en el Torneo Internacional de San Sebastián de 1911, en este otro "macro-torneo" de San Petersburgo de 1914, parecía que el maestro cubano José Raúl Capablanca ¡se salía de la tabla!. 

Venció a Blackburne en la última ronda de la fase preliminar y consiguió unos fantásticos 8 puntos de 10 posibles, derrotando también a Alekhine, Bernstein, Nimzowitsch, Janowski y a Gunsberg y luego haciendo tablas (sin conocer la derrota) ante todos los demás participantes. 

La partida Capablanca-Blackburne (11), 1-0 en 31 jugadas, se puede seguir, aparte de en los libros ya mencionados de Tarrasch y de Khalifman, también en el libro de Golombek sobre el genio hispanoamericano. 

Capablanca optó por atacar en tromba por el flanco de rey de Blackburne (conocido ajedrecísticamente como La Muerte Negra) y el módulo informático neuronal (pues aprendió a jugar al Ajedrez de la nada y en sólo unos días alcanzó la titulación de Gran Maestro) "Fat Fritz 2.0", nos señala hoy la única chance defensiva que el ajedrecista británico pasó por alto.

Veamos la partida, comentada en una media de cálculo de "3 minutos por movimiento":

La última foto conocida de Blackburne
tomada en 1921, con 80 años.

sábado, 1 de mayo de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (26)

Emanuel Lasker, el entonces campeón mundial, cerraba su clasificación para la Fase Final del Gran Torneo Internacional de San Petersburgo de 1914 con una victoria sobre Isidor Gunsberg. Además, Lasker había vencido antes a Rubinstein, a Janowski y a Blackburne, rindiendo su rey ante Bernstein y haciendo tablas en todas las demás partidas.

El enfrentamiento que hoy nos ocupa, el Lasker-Gunsberg (11), 1-0 en 26 movimientos, sólo fue analizado por Khalifman en su trabajo de dos tomos que comenta (en estilo informator) todas las partidas del renombrado maestro alemán.

"Fat Fritz 2.0", nos ha sugerido dos continuaciones que no se dieron. Una a favor de Lasker, antes de ceder en su posición y permitir que Gunsberg gozara de otra posibilidad que le hubiera dado chances tablíferas.

El ajedrez, como todos ustedes saben, estimados lectores, es de por sí muy complicado y cuando se intenta rendir al máximo nivel (sin equívocos) se necesita de tiempo para pensar (!!). De ahí que este cronista luche siempre por esta posibilidad, sobre todo en el máximo título mundial, que la F.I.D.E. (Federación Internacional de Ajedrez) vulnera hoy, permitiendo el atroz "juego rápido" (está bien para partidas de Clubes, pero no más) y también el "número corto de partidas" en sus mundialitos, ensombreciendo de este modo la clásica tradición que ha perdurado a lo largo de los siglos en el noble juego-ciencia. Si la idea de ese organismo internacional es la de renovarse o morir, creo que lo mejor es entonces buscar otro tipo de alternativas, aquí señaladas un montón de veces en muchas de mis crónicas anteriores.

Veamos ahora la partida analizada por el módulo informático neuronal mencionado, ¡el mejor del mundo!, al nivel pausado de "3 minutos de media por movimiento" y sin el ridículo finish que lo único que hace es favorecer la antología del disparate:

El tomo II de Khalifman donde aparecen todas las partidas de
Lasker de este Torneo Internacional de San Petersburgo de 1914.

viernes, 30 de abril de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (25)

La partida Tarrasch-Alekhine, San Petersburgo - Fase Preliminar (10), Tablas en 36 movimientos, fue un justo resultado que catapultó a ambos maestros para disputar la Finalísima de la competición.

Sólo fue analizada por Khalifman en su primer libro (de tres) que cubren todas las partidas de Alekhine (en estilo informator).

El módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0" sugirió alguna alternativa razonable pero de poco calado práctico en un enfrentamiento que resultó ser de claro matiz tablífero.

Sin embargo, no está de acuerdo con una idea que sugirió el maestro ruso Khalifman a la que terminó dando rasgo de juego incierto y el programa apoya mucho más, como se verá, el juego resultante de las negras.

Veamos pues la partida comentada al "obligado" nivel de juego de torneo serio, de 180 segundos de media por movimiento ¡sin finish! - por lo menos en los Campeonatos del Mundo, si estos fueran verdaderos y no fraudulentos como son en la actualidad los bien llamados por mi: mundialitos (para minimizarlos adrede) de la F.I.D.E. - Federación Internacional de Ajedrez -:

El primer tomo, de tres, de Khalifman sobre Alekhine.

jueves, 29 de abril de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (24)

José Raúl Capablanca iba lanzado. Así lo demostró en la partida Gunsberg-Capablanca, San Petersburgo - Fase Preliminar (10) 1914, 0-1 en 26 movimientos, donde venció a su rival pese a que ambos cometieron dos errores graves.

Isidor Gunsberg (1854-1930) siempre será recordado por aquel Mundial que disputó a Steinitz. Lo tengo registrado en uno de mis libros:

El Mundial de 1890/91 Steinitz vs Gunsberg.

miércoles, 28 de abril de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (23)

El entonces campeón mundial, Emanuel Lasker, picó espuelas y se apuntó una "obligada" victoria en la 10ª y penúltima ronda de la Fase Preliminar del Gran Torneo Internacional de San Petersburgo de 1914.

La partida Janowski-Lasker (10), 0-1 en 52 movimientos, se puede seguir con comentarios en los libros de Tarrasch (del torneo) y de Khalifman sobre todas las partidas de Lasker (en estilo informator) y también fue analizada por el maestro británico John Nunn en un bonito libro editado en 2015 por la editorial TEELL (Todo está en los libros) y titulado "Curso de Ajedrez de JOHN NUNN - Gane técnica y tenacidad en ajedrez estudiando las partidas de Emanuel Lasker" y también en el libro sobre el maestro alemán de Reinfeld & Fine, de Hannak y luego fue publicada por el propio Reuben Fine en la revista estadounidense Chess Review.

Toca verla ahora (como complemento a todas estas grandes fuentes) con los análisis del módulo informático y mejor programa del mundo, "Fat Fritz 2.0", que por sus cualidades neuronales fue capaz de aprender a jugar al ajedrez partiendo de cero en unos pocos días hasta llegar a un nivel de supermaestro (pese a, todavía, sus errores de valoración (?!), pues lo veo siempre excesivamente optimista en sus apreciaciones que luego en muchos casos no cuadra, cuando intenta ganar una partida a alguno de sus otros fuertes rivales informáticos, en donde dice tener clara ventaja y que termina luego dejando el enfrentamiento en tablas, tras convencerse de sus inútiles esfuerzos por conseguir una victoria, que en realidad era muy difícil de concretar - para la siempre atenta óptica humana...):

Un instructivo libro sobre la fuerza de Lasker.