viernes, 22 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (199)

Seguimos observando las puntualizaciones sobre el estilo de Capablanca, que según Alekhine, le llevaron a perder el título de campeón del mundo.

Lo que sigue, me resulta muy interesante, porque también demuestra el bajísimo nivel actual de la super-élite del ajedrez cuando abusa del juego rápido, con el beneplácito de la F.I.D.E. (Federación Internacional de Ajedrez) y de los medios de comunicación ajedrecísticos especializados, que sólo piensan en comer del pastel (??) - ¡TODO UN REGALO ENVENENADO GRIEGO! -, perdiendo claramente con ello su obligatoria objetividad informativa al ponerse a comentar partidas productos del azar (¡ESO NO ES AJEDREZ!) como son "todas las rápidas" y provocando que esos mejores ajedrecistas actuales incurran en los mismos errores convertibles en crónicos, también cometidos entonces por Capablanca, según nos manifestó el campeón francés de origen ruso en su magnífico libro sobre el Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927.

Dijo Alekhine: "Como norma en el trabajo creativo de Capablanca (aplíquese lo mismo a Carlsen al jugar tanto blitz-en cualquiera de las versiones que existen-) se puede observar con los años un descenso en la inmersión de los detalles de la posición basado en su imperturbable (hablo de los años anteriores a Buenos Aires, 1927) creencia en la infalibilidad de su intuición" (N.d.l.r. sobre la intuición: ¡Es lo único que existe en el blitz!, pues el poco tiempo disponible hace imposible el cálculo metódico, destruyendo por tanto, el ajedrez, con el cruel beneplácito de todos sus actores, aquí ya mencionados).

Sobre las <segundas mejores jugadas> (como en el blitz, que incluso según se acorta el tiempo de reloj disponible hasta suelen ser terceras, cuartas o quintas jugadas, que seguro que ya no serán mejores, sino también peores jugadas) continuaba Alekhine con su lógica lucidez intelectual: "A través de esta impunidad, Capablanca (como Carlsen hoy) se independizó de la constante concentración durante el juego, que por sí sola puede dar protección absoluta contra posibles errores elementales".

Concluía el maestro francés indicando sobre Capablanca (igualito que hoy con Carlsen), "además de un pensamiento estratégico mentalmente perfecto (como Carlsen), su praxis (también como Carlsen con tanto estúpido juego rápido) en el último año mostrara con relativa frecuencia casos de dejación en la victoria, o simplemente de oportunidades tácticas más favorables" (lo que hace que Magnus Carlsen totalmente descentrado hoy, pueda ganarle al azar a cualquiera como también perder con cualquiera, ridiculizando el mundo del juego-ciencia, desde la óptica verdadera, que es sin lugar a dudas, la de Alekhine en 1927 y aquí la mía, un simple pero gran aficionado al juego-ciencia y lleno de gran cultura ajedrecística, posiblemente de los mejores sabios en "historia del ajedrez" de todo el mundo).

La historia que contó Alekhine se repite. Carlsen lo hace 
hoy igual de mal que en su momento lo hizo Capablanca (??).
Y MUY POCA GENTE LO SABE...

jueves, 21 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (198)

Dijo al inicio Alekhine, con respecto a Capablanca, en su libro sobre el Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927, que la agilidad excepcional para comprender posiciones de medio juego que tenía el genio cubano, le estaba reportando en aquellos últimos años antes del Mundial de 1927, peligros psicológicos al entonces campeón del mundo, por el abandono gradual de la búsqueda de lo absoluto, al conformarse sólo con segundas buenas jugadas.

Alekhine disertaba sobre la "falsa" intuición de Capablanca.

miércoles, 20 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (197)

¡Qué sería de mi sin los "libros históricos" de la Editorial Chessy, que dirige con acierto el gran maestro español, Alfonso Romero!.

Para seguir narrándoles, estimados lectores, lo que corresponde ahora en este precioso "serial", se hace necesario contar con el famoso libro de Alekhine sobre el Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927, que en el año 2020 ¡vio la luz en España! a través de esa brillante editorial española de ajedrez.

Al ojearlo por detrás, en la portada de contracubierta (la maquetación de estos libros de Chessy es sencillamente, perfecta) me llamó la atención lo que se dice en uno de sus párrafos. En concreto, en este: 

"En contraste con su libro sobre el Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1924 (como saben, yo para este "serial" me hice también con la publicación en papel del mismo, pero en versión inglesa - bien retocada por mi, por dentro, "a bolígrafo", con todo tipo de detalles y anotaciones complementarias -), en este, Alekhine va más allá del análisis elaborado de las jugadas y nos ofrece profundas explicaciones posicionales y observaciones psicológicas" (!?).

Para los hispanoparlantes, la "flamante" historia del ajedrez
no se comprende, sin la Editorial Chessy.

martes, 19 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (196)

Con sólo un empate en la última ronda, el Dr. Emanuel Lasker se podía proclamar brillante subcampeón del evento (¡en solitario!) y otra vez por delante, como lo había hecho en el Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1924, del entonces campeón mundial, el genio cubano, José Raúl Capablanca.

Y eso justo fue lo que rápidamente sucedió en la partida Lasker-Gotthilf, Gran Torneo Internacional de Moscú (21), 1925, Tablas en 18 movimientos, que fue analizada por Bogoljubow, que resultó gran campeón y por Khalifman.

Veamos ahora, a modo de cierre analítico, los cálculos realizados por nuestros dos módulos informáticos utilizados para este torneo, el "Dragon 2.5 by Komodo Chess" y el "Stockfish 14", al nivel de análisis táctico "riguroso" de 3 minutos de media por jugada:

lunes, 18 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (195)

El Dr. Lasker estaba condenado a ganarle, con las piezas negras, al líder de la competición, el maestro ucraniano Efim Bogoljubow (que jugaba el ¡torneo de su vida!), en la penúltima ronda del Gran Torneo Internacional de Moscú de 1925, si quería todavía aspirar al primer puesto.

Pero sucedió lo que tantas veces ocurre, que casi pierde...

Eso sí, el afamado maestro alemán, aún así, jugó con un espíritu de lucha excepcional, de esos, de los que hoy en día brillan por su ausencia en los estúpidos torneos serios que se disputan entre la super-élite actual, por lo mal organizados que están - ojo, salvo el Gran Torneo Internacional de Wijk aan Zee - que se ha ganado el reconocimiento mundial que sólo otorga el "respeto" a la noble historia del prestigioso juego-ciencia.  

Hoy, el jugador de negras, en una circunstancia similar a la de entonces de Lasker, seguro que firmaría tablas rápidas, dando también muestras, de paso, de agotamiento (!?).

La flamante partida Bogoljubow-Lasker, (20), Tablas en 52 movimientos, le reportó el definitivo triunfo final al ajedrecista soviético, también autor del "libro del torneo" (sólo publicado en ruso) que, como no, la analizó con pelos y señales en dicho trabajo analítico. También fue repasada por Khalifman y por Hannak en su libro biográfico sobre Lasker, que la publicó con esos mismos análisis de Bogoljubow (como fue su costumbre para este torneo y al menos, todas esas partidas del eminente maestro alemán, las pudimos seguir traducidas al inglés). 

Veamos ahora lo que los módulos informáticos mejores del momento actual, el "Dragon 2.5 by Komodo Chess" y el "Stockfish 14" calcularon al respecto, en el reputado nivel de análisis táctico de 180 segundos por jugada:

Los tres grandes artífices del famoso certamen moscovita,
el "mítico" Gran Torneo Internacional de Moscú de 1925.

domingo, 17 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (194)

Cerraba su intervención en el Gran Torneo Internacional de Moscú de 1925, con la disputa de la 20ª ronda (pues descansaba en la 21ª y rueda final) el entonces campeón mundial José Raúl Capablanca.

Y lo hizo con sonada victoria en la partida Gotthilf-Capablanca, (20), 0-1 en 24 movimientos, castigando a su rival, el fuerte maestro leningradense, Solomon Gotthilf, que había quedado 6º clasificado en el último Campeonato de la U.R.S.S. antes de celebrarse este gran evento internacional.

Este brillante encuentro de cariz posicional fue comentado por Bogoljubow, Khalifman y luego también en los libros que cubrieron la vida y obra del genial ajedrecista cubano, escritos por Bjelica, Varnusz (Tomo I) y Golombek.

Veamos ahora, estimados lectores, los análisis realizados por los dos mejores módulos informáticos del momento actual, el "Dragon 2.5 by Komodo Chess" y el "Stockfish 14", al nivel medio de cálculo de 3 minutos por movimiento, ¡como siempre tiene que ser! cuando queremos valorar "ajedrez serio":

La conocida imagen de Capablanca tomada durante el
Gran Torneo Internacional de Moscú de 1925.

sábado, 16 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (193)

Mientras el campeón mundial Capablanca se fajaba contra el líder Bogoljubow, en la 19ª ronda del Gran Torneo Internacional de Moscú de 1925, el ex-campeón Lasker no salía de una partida tranquila contra Saemisch.

El encuentro Lasker-Saemisch, (19), tablas en 31 movimientos, fue comentado por Bogoljubow y por Khalifman y resultó completamente rectilíneo por ambas partes.

Veamos ahora, estimados lectores, el "poco cálculo" realizado por los dos módulos informáticos que nos acompañan de por último en este serial y que son el "Dragon 2.5 by Komodo Chess" y el "Stockfish 14", ambos al mesurado nivel de análisis táctico de 180 segundos por jugada:

La imagen gráfica guardada más cercana a aquel momento, fue 
la partida Grünfeld-Spielmann, Gran Torneo Internacional 
de Moscú (19), 05.12.1925. Tablas en 33 movimientos.

viernes, 15 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (192)

La partida Capablanca-Bogoljubow, Gran Torneo Internacional de Moscú (19), 1925, 1-0 en 32 movimientos, fue sencillamente "espectacular".

El prestigio del campeón del mundo estaba entonces en juego, ante el brillante líder del torneo.

¡Saltaron chispas!.

Fue analizada por muchos curiosos del mundo del tablero. Por Bogoljubow, por Khalifman y luego en los libros que cubren la vida y obra del genio cubano, como fueron los escritos por Reinfeld, Panov, Golombek, Frisco del Rosario, Varnusz (Tomo I), Ministerio de Cultura de Cuba en Homenaje a Capablanca, Euwe & Prins, Stahlberg & Alles Monasterio, Bjelica, Sánchez (Tomo I) y como no, por Garry Kimovich Kaspárov, en el Tomo I de "Mis geniales predecesores".

Los módulos informáticos "Dragon 2.5 by Komodo Chess" y "Stockfish 14", también pusieron su granito de arena, analizando a un nivel de juego certero, único e intransferible; cuando lo que se busca es la calidad mediana en el mundo del juego-ciencia (!?) y que es la de 3 minutos, mínimo, por movimiento. En este blog, como todos ustedes ya saben, estimados lectores, no nos dejamos engañar por las patrañas que inventa la F.I.D.E. (Federación Internacional de Ajedrez) y que apoyan todos los personajes que viven de ella, sin respetar la "ética deportiva" que plasma muy bien la noble historia del ajedrez, como ésta que con gusto y de forma altruista estamos contándoles, con el único fin de promover la cultura ajedrecística ¡por todo el mundo!:

Una de las pocas fotos reales que quedan de este
Gran Torneo Internacional de Moscú de 1925,
que es la de esta partida de hoy.

jueves, 14 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (191)

Emanuel Lasker sufrió más de lo acostumbrado para vencer al soviético Nikolay Zubarev, que había sido inmortalizado la ronda anterior por el campeón mundial José Raúl Capablanca, en lo que luego iba a ser la histórica película (corto de 27 minutos) titulada "La Fiebre del Ajedrez". 

Así, el enfrentamiento Zubarev-Lasker, Gran Torneo Internacional de Moscú (18), 1925, 0-1 en 40 movimientos, fue analizado por Bogoljubow y por Khalifman.

Los módulos informáticos "Dragon 2.5 by Komodo Chess" y "Stockfish 14" descubrieron muchas sutilezas que fueron pasadas por alto por ambos rivales, en una partida llena de "vaivenes". Todo, al nivel de análisis táctico, estimados lectores, de 180 segundos por jugada, el nivel de juego reposado y serio, que resulta imprescindible en el ajedrez de élite si éste quiere aspirar a la excelencia deportiva, que con la actual F.I.D.E. (Federación Internacional de Ajedrez) se nos antoja imposible:

El entonces (1925) tres veces participante de los Campeonatos
Soviéticos, Nikolay Zubarev, en una foto difícil de conseguir.

miércoles, 13 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (190)

Una cosa que define a los divos del ajedrez es que la mayoría de sus rivales se terminan más pronto o más tarde, equivocando, cuando juegan contra ellos.

Eso fue lo que le ocurrió al maestro alemán Friedrich Saemisch cuando jugó contra el campeón del mundo, José Raúl Capablanca en la 18ª rueda del Gran Torneo Internacional de Moscú de 1925.

La partida Saemisch-Capablanca, (18), 0-1 en 28 movimientos, fue analizada por Bogoljubow, Khalifman y luego en los libros que cubren la vida y obra del genial ajedrecista cubano, escritos por Bjelica y Varnusz (Tomo I).

La verdad es que tras la apertura, Capablanca siempre estuvo mejor, pero Saemisch le ayudó indiscutiblemente a que consiguiera una victoria inapelable y rápida.

Veamos qué calcularon sobre el encuentro los dos mejores módulos informáticos del momento, que son "Dragon 2.5 by Komodo Chess" y "Stockfish 14", al nivel de análisis táctico de 180 segundos por movimiento, que es el nivel de juego "serio", siendo los demás que practican los ajedrecistas actuales de la super-élite, ¡niveles de feriantes de circo!:

Saemisch en tiempos del Gran Torneo Internacional de Moscú de 1925.

martes, 12 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (189)

El libro que escribió titulado LUCHA, lo define muy bien. Con su gran espíritu deportivo, Emanuel Lasker "asustaba" a sus rivales (!?). Así consiguió imponerse en un lucido final de torres al combinativo maestro austriaco Rudolf Spielmann, en la 17ª ronda del Gran Torneo Internacional de Moscú de 1925, pese a que éste último partía de una posición de tablas.

La partida Lasker-Spielmann, (17), 1-0 en 43 movimientos, fue analizada por Bogoljubow, Khalifman y luego apareció también con comentarios en los libros biográficos sobre el eminente maestro alemán escritos por Hannak (que puso los análisis de Bogoljubow del libro del torneo), Nunn (que analizó dicho final de torres) y Marin que colaboró en el gran legado biográfico que se está gestando en la actualidad sobre el Dr. Lasker y en este caso en concreto, en su tomo II - (dirigido por Forster, Negele y Tischbierek), donde también comentó profundamente el enfrentamiento.

Una cosa, estimados lectores, es tener la partida igualada y otra bien distinta es finalizarla en empate.

Veamos los cálculos realizados sobre la misma por los módulos informáticos "Dragon 2.5 by Komodo Chess" y "Stockfish 14", al nivel de análisis táctico de 180 segundos por jugada, que estoy seguro que Lasker lo pondría como imperativo necesario para realizar una buena partida de ajedrez (¡nunca con menos tiempo!):

El maestro de la combinación y del ataque, Rudolf Spielmann.

lunes, 11 de octubre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (188)

La partida Capablanca-Zubarev, Gran Torneo Internacional de Moscú (17) 1925, 1-0 en 43 movimientos, fue "histórica".

La han analizado un montón de maestros, empezando por Bogoljubow y Khalifman y luego terminando por los principales biógrafos del genio cubano, como fueron Panov, Golombek, Reinfeld, Varnusz (Tomo I), Euwe & Prins, Stahlberg & Alles Monasterio, Ministerio de Cultura cubano en homenaje a Capablanca, Bjelica y Elguezabal.

La combinación final de Capa ante el tres veces participante de los últimos Campeonatos Soviéticos en aquellos momentos, Nikolay Zubarev, fue ejemplar, instructiva y preciosa.

Veamos ahora, estimados lectores, cómo la analizaron los módulos informáticos "Dragon 2.5 by Komodo Chess" y "Stockfish 14", al puro nivel de análisis táctico de 180 segundos por jugada: