viernes, 18 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (74)

No hay nada fácil y menos en una partida de ajedrez cuando quienes las juegan son campeones, como fue el caso de la partida que disputó el entonces príncipe ruso del mundo del tablero, Alexander Alexandrovich Alekhine, contra el campeón canadiense John Stuart Morrison.  

El enfrentamiento Morrison-Alekhine, Gran Torneo Internacional de Londres (11), 1922, 0-1 en 33 movimientos, fue sólo analizado por Maroczy y por Khalifman.

Y como veremos a continuación, Morrison pudo haber logrado una formidable posición tras la apertura (!?).

El corresponsal de ajedrez del periódico The Times (donde también colaboraba en exclusiva Capablanca durante el tiempo del torneo), dijo sobre esta partida lo siguiente: "La partida de Morrison contra Alekhine estuvo bastante igualada durante algún tiempo hasta que Alekhine logró crear un fuerte peón pasado en el flanco de dama. Luego, un ataque en el flanco opuesto obligó a Morrison a entregar la calidad. Después de esto, el peón pasado le costó al campeón canadiense una pieza que le obligó al abandono en la 33ª jugada".

Así, estimados lectores, la analizó el módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0" al nivel de 180 segundos de media por jugada:

Año 1922. Londres en el fragor de la batalla (urbana).

jueves, 17 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (73)

La partida Atkins-Capablanca, Gran Torneo Internacional de Londres (11), 1922, 0-1 en 67 movimientos, volvió a demostrar la gran fuerza ajedrecística y psicológica del entonces campeón mundial y genio del tablero, ante el que fuera ¡nueve veces! campeón británico.

Se puede ver en los libros mencionados de Maroczy y Khalifman y también en los que trataron la vida y obra de Capablanca: En los escritos por Euwe & Prins, Panov, Chernev, Gelabert y Reinfeld (libro este último, de la que fuera apetecible editorial histórica neoyorquina Dover).

Capablanca en el periódico The Times (que se publicó al día siguiente del enfrentamiento) dijo lo siguiente: "Ayer tuve una partida muy agotadora. Atkins  fue mi oponente y realizó un juego excelente. Con las piezas negras planteé la Defensa Caro-Kann. Unas pocas jugadas después de la apertura ideé intercambiar damas y finalmente logré hacerlo en el 12º movimiento. Entonces comenzó un momento difícil con el juego de piezas menores. Tenía la ventaja de que mi rival había enrocado corto y de que su rey estaba lejos de donde se llevaría a cabo la batalla, el flanco de dama. Mantuve mi rey en el centro del tablero. Lo puse en "d7" y permaneció allí hasta cerca del final, cuando comencé a marchar hacia adelante con él. Retrasé un poco el desarrollo de las piezas del flanco de rey con el fin de obtener lo que consideré una buena posición en el lado opuesto. Finalmente cuando mi oponente llevó a su rey desde "g1" a "e2" tuve tiempo de sacar mis piezas. Tras 21...f5 obtuve ventaja. Sin embargo la batalla continuó obstinadamente. Atkins se defendió con gran habilidad y no pude ver una forma satisfactoria de romper. Cuando después jugué 37...Tc4 y Atkins tomó aquella torre, logré una mejor posición. A las 18,00 h en punto, en el momento de la suspensión de la partida, pensé que ganaría, pero sabía que era difícil. En la sesión nocturna (n.d.l.r.:!!) aumenté gradualmente mi ventaja hasta que en el 67º movimiento, mi rival abandonó".    

Veamos ahora, estimados lectores, lo que analizó sobre ella el módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0" al nivel medio de 3 minutos por movimiento:

Un precioso libro de Fred Reinfeld.

miércoles, 16 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (72)

La partida Alekhine-Yates, Gran Torneo Internacional de Londres (10) 1922, 1-0 en 38 movimientos, fue "temática" y bien reflejada en diversos libros a lo largo de la historia.

Aparte de ser comentada por Maroczy y por Khalifman, en los libros de cabecera de este torneo, igualmente fue analizada en los libros sobre la vida y obra del entonces príncipe ruso del ajedrez y que terminó convirtiéndose en campeón mundial en 1927 (tras derrotar a Capablanca). Aparece pues en el propio libro de todas las mejores partidas de Alekhine, comentadas por el propio ajedrecista ruso; también pusieron un fragmento del medio juego en el libro de Raetsky & Chetverik y en el de Kotov, que seleccionó en un solo volumen las mejores partidas de Alekhine. La podemos ver adicionalmente en los libros de Giddins, de Linder y en el tomo III de la Moderna Partida de Ajedrez, escrito por Tartakower. Fue ofrecida luego por la revista Peón de Rey en un documento "pdf" emitido en homenaje a Alekhine y por último Kotov incluyó la posición principal de la partida en su libro nº 3, de un trabajo minucioso dedicado la Herencia Ajedrecística de Alekhine.

Capablanca, en el The Times, dijo de ella: "Hubieron muchas partidas duras el sábado 12 de Agosto. La primera en terminar fue la Alekhine-Yates. Alekhine logró ventaja en plena apertura y la mantuvo. El final fue muy limpio ya que Alekhine cedió un caballo por un peón, para atacar una torre con su rey. La torre no pudo retroceder y en consecuencia se perdió. Entonces Yates abandonó".

Veamos, estimados lectores, cómo calculó los momentos más interesantes de esta partida, el módulo informático neuronal y mejor programa ajedrecístico actual, "Fat Fritz 2.0", al nivel de análisis táctico de 180 segundos de media por movimiento: 

LONDRES, 1922. 
La famosa calle Haymarket, de los teatros y restaurantes de lujo, 
tal y como la vivieron entonces Capablanca y Alekhine.

martes, 15 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (71)

Hay partidas que son más brillantes por lo que pudo haber ocurrido en ellas que por lo que realmente sucedió luego sobre el tablero.

Al respecto, en esta ocasión, nos referimos al enfrentamiento Capablanca-Reti, Gran Torneo Internacional de Londres (10) 1922, 1-0 en 39 movimientos. Se puede ver comentado en los libros mencionados de Maroczy, de Khalifman y también en el escrito en 1924 sobre Capa, por Gelabert, que viene a decir que 2...g6 y que hoy la consideramos casi como línea principal, fue "una defensa irregular que abre nuevos horizontes y pone de manifiesto el carácter aventurero del maestro Reti" (!?).

Para entender convenientemente todo lo que sucede luego gracias a la aportación del mejor módulo informático neuronal del momento, "Fat Fritz 2.0" (analizando el cotejo al nivel obligatorio de 3 minutos de media por jugada - si se quiere rendir bien y dar buen ejemplo del juego del ajedrez) observemos lo que comentó Capablanca, casi a vuela pluma, pues no tenía tiempo para analizar con calma toda la partida, en el periódico británico The Times, que contó con la colaboración del genio cubano a diario durante todo el tiempo del torneo: 

"Tuve una partida muy interesante con Reti, quien adoptó una de sus nuevas líneas de defensa (n.d.l.r.: En el espíritu de lo que se llamaría luego corriente hipermodernista).

Richard Reti en el Gran Torneo
Internacional de Londres de 1922.

La posición se volvió muy complicada en el medio juego y aunque obtuve ventaja, no pude avanzar mucho contra la capaz defensa de mi oponente.

Finalmente, en la última parte, cuando las damas estaban fuera, en la 27ª jugada, de hecho, Reti hizo un movimiento débil y lo aproveché de inmediato para asegurar la victoria y Reti abandonó en la 39ª jugada.

Esta interesante posición surgió después de mi movimiento 25.Ca5!?:

Capablanca-Reti, Londres (10) 1922.
Posición tras 25.Ca5!?.

Reti dio con la respuesta correcta, 25...Dd4!. Si en cambio hubiera jugado 25...Cd4?, entonces yo habría ganado con 26.f4! y la continuación podría haber sido 26...Cxc6; 27.Ag1, Da6; 28. Dxd6 +- y las negras deben perder una pieza".

lunes, 14 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (70)

La partida Alekhine-Capablanca, Gran Torneo Internacional de Londres (9), tablas en 17 movimientos, fue decepcionante y por motivos obvios sólo fue analizada por Maroczy y por Khalifman,

Pero Capa tenía todo bien controlado y más cuando Vidmar, entonces peligroso perseguidor, perdió en esa misma jornada con Rubinstein.

Veamos cómo Capablanca contó aquella partida, sin historia, contra el príncipe ruso en su crónica diaria aparecida en el periódico The Times: "Ayer tuve a Alekhine como oponente y la partida debió haber sido una decepción para los espectadores, que sin duda esperaban una pelea acalorada y en cambio presenciaron un encuentro muy suave, lo que demuestra que uno no siempre obtiene lo que desea en el ajedrez, como en cualquier otra cosa. Muy a menudo, las partidas emocionantes llegan cuando menos se esperan.

Hubo un incidente curioso. Una vez que terminó la partida, un espectador muy sorprendido por la actitud de Alekhine en ese momento, se acercó a él y le preguntó en un tono lastimero porqué había abandonado tan pronto. La respuesta de Alekhine fue que él no había resignado, por lo que su interlocutor le preguntó entonces porqué yo había renunciado. Alekhine en ese momento se vio sumido en un dilema. Finalmente pensó que el espectador no estaba muy versado en los entresijos del enfrentamiento, por lo que se tomó la molestia de explicarle que la partida había terminado en tablas, porque no había mucho que hacer por ninguno de los dos bandos".

Tras la mencionada victoria de Rubinstein, Capablanca seguía líder en solitario con 7,5 puntos de 9, seguido del propio Rubinstein y Alekhine, ambos con 7 puntos y en cuarta posición se encontraba Vidmar con 6,5.

En las seis últimas rondas, estimados lectores, a Capablanca le tocaría jugar contra Reti (en ese momento 6º clasificado de los 16 maestros participantes), Atkins (10º), Watson (11º), Vidmar (4º), Rubinstein (2º) y Marotti (16º).

Por otro lado los próximos rivales de Alekhine serían Yates (9º), Morrison (15º), Rubinstein (2º), Reti (6º), Maroczy (7º) y Tartakower (5º).

Sigue ahora la partida comentada por el módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0", con una novedad teórica de Capablanca en la 13ª jugada, precisamente sobre una partida del propio Alekhine disputada en consulta, un año antes, en Budapest (1921):

Un bonito libro que cubre la primera parte
de la vida y obra de Alekhine.

domingo, 13 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (69)

¡120 movimientos! duró la partida Bogoljubow-Alekhine, Gran Torneo Internacional de Londres (8) 1922, Tablas.

La partida sólo fue comentada por Maroczy y por Khalifman, pero resultó increíble que Alekhine, que la dominó durante la mayor parte del tiempo, no lograse la victoria; algo que le hubiera permitido igualar con Capablanca en el primer puesto de la competición.

El módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0" nos muestra seguidamente las oportunidades perdidas por Alekhine, así como los momentos en que Bogoljubow pudo haber obtenido, mucho antes de cuando lo consiguió, el empate final.

Capablanca, en su crónica diaria del torneo aparecida en el periódico británico The Times el día siguiente de la partida, el viernes 11 de Agosto, dijo lo siguiente sobre este enfrentamiento: "Alekhine y Bogoljubow libraron una pelea desesperada. Alekhine salió mejor, pero aparentemente sin ventaja suficiente para ganar. Todavía queda partida y el juego se reanudará el próximo miércoles...".

Y pasemos a ver ahora los análisis del módulo, al siempre necesario nivel de juego (cuando se quiere prosperar y no estancarse, ¡se tenga el nivel que se tenga!) de 3 minutos de media por movimiento:

Antes, con menos medios, los libros eran más
apetecibles y "humanos" que los de hoy...

sábado, 12 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (68)

La 8ª ronda (de 15) del Gran Torneo Internacional de Londres de 1922 fue de las que hizo afición (!?). Capablanca se midió ante Tartakower y Alekhine ante Bogoljubow.

La partida Capablanca-Tartakower, (8), Tablas en 42 movimientos, fue analizada, aparte de por Maroczy y Khalifman, también por Euwe & Lodewijk Prins (que fue un GM honorario holandés) en su bonito libro titulado "AJEDREZ INMORTAL DE CAPABLANCA", publicado en 1959 por la prestigiosa y ya desaparecida, Editorial Sopena Argentina. También apareció en el libro de esa misma editorial escrito por el propio Dr. Tartakower y titulado: "LA MODERNA PARTIDA DE AJEDREZ - TOMO III - JUEGOS CERRADOS". Y por último Miguel Angel Sánchez en su libro I (en castellano) titulado "CAPABLANCA - Leyenda y realidad - Tomo I. El rey coronado" la puso con los comentarios del propio Savielly Tartakower.

En su crónica diaria aparecida durante el tiempo del torneo en el periódico británico The Times, Capablanca dijo lo siguiente: "Ayer, 10 de Agosto, por primera vez en el torneo, no pude ganar con las piezas blancas. Tuve al Dr. Tartakower como oponente (n.d.l.r.: Debido a los "tiempos revueltos", sólo había jugado dos veces contra él, en una exhibición en Viena en Marzo de 1914, con una victoria para el genio cubano y otras tablas) y surgió sobre el tablero una batalla campal. Los espectadores estaban aún más emocionados que el día de mi partida contra Bogoljubow (n.d.l.r.: Capablanca-Bogoljubow - 6ª ronda - 1-0 en 52 movimientos). En mi 14ª jugada (14.Dxe4) entré en una línea de juego que era arriesgada, pero que pensé que estaría bien. Lancé un ataque por el flanco de rey y tras 19...Dxa2 mi rival ganó mi peón "a" y así obtuvo dos peones pasados en el flanco de dama. Por el peón entregado logré una fuerte posición. Para obligarme a tomar una decisión, el Dr. Tartakower jugó 22...f5, después de lo cual sacrifiqué un caballo por dos peones y así en realidad sólo tenía un peón por un caballo. Por otro lado, tenía un peón "h" pasado que era muy fuerte y que finalmente coroné, ganando así una torre.

Mientras tanto mi oponente, a su vez lanzó un feroz ataque contra mi rey, que permaneció en el centro del tablero durante toda la partida. El ataque pareció tan amenazador que casi todos los espectadores e incluso muchos expertos, me dieron por perdido.

Sin embargo había una defensa perfectamente válida contra todas las amenazas y cuando me dieron por perdido, sin embargo pensé que de hecho tenía una partida ganada. Sigo pensando que tuve que dejarme algo en algún lado. Mi rival a lo largo de esta terrible confusión jugó notablemente bien, haciendo invariablemente las que resultaron ser las mejores jugadas. Cuando la partida se suspendió a las 18,00 h. en punto, tenía calidad por caballo y peón, pero la posición era tal que no tenía esperanza de ganar si mi oponente jugaba su 42ª jugada de forma correcta. Esto es lo que hizo al reanudar el juego (42...f4) y cuando le ofrecí tablas, aceptó". 

Estimados lectores, Capablanca dejó dicho que seguía pensando que se había dejado algo en algún lado para no haber podido terminar ganando la partida como pensaba hacerlo. Pues en efecto. Por ejemplo, se dejó algo en el ¡mismo momento de la firma del empate!.

Así nos lo hizo ver hoy el aclamado módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0" al nivel medio de 3 minutos por movimiento, pues no debemos olvidar que estamos ante el rey de reyes de los juegos de mesa y no ante un tiovivo (cuando el ajedrez - a nivel de la élite - se transforma en ajedrez rápido):

José Raúl Capablanca, siempre tan cercano.

viernes, 11 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (67)

Alekhine tras empatar con Wahltuch en la jornada anterior había perdido algo de confianza y de ello Capablanca, siempre atento a sus posibilidades, se aprovechó en la 7ª ronda del Gran Torneo Internacional de Londres de 1922, acaecida el martes 8 de Agosto de aquel año.

En aquella rueda se dieron los enfrentamientos Maroczy-Capablanca (7), tablas en 22 movimientos y Alekhine-Vidmar (7), tablas en 20 movimientos.

Ambas partidas sólo fueron analizadas por Maroczy (en el libro del torneo) y por Khalifman (en sus respectivos volúmenes con todas las partidas comentadas de ambos maestros en estilo Informator).

Capablanca en su crónica diaria emitida en el periódico británico The Times, dijo lo siguiente, el miércoles 9 de Agosto, sobre ambos cotejos: "Ayer no puede hacer mucho. Mi oponente Geza Maroczy jugó una partida muy sólida, intercambió piezas en el momento adecuado y finalmente en la 22ª jugada acordamos empatar. Mientras tanto, Alekhine y Vidmar libraron una batalla feroz, pero corta, que finalmente llevó a las tablas. De esta forma y si como espero, gano hoy mi partida aplazada (n.d.l.r.: ante Yates - de la 3ª ronda - y que ganó sin problemas) me mantengo en la cabeza de la clasificación con medio punto de ventaja (n.d.l.r.: estando en el segundo/tercer lugar ex-aequo Vidmar y Alekhine; siendo el 4º puesto para Rubinstein a un punto de distancia de Capablanca)".

Como dijo el genio cubano, la primera partida fue "rectílinea" y la segunda, una "lucha feroz", en donde Vidmar dejó pasar una buena oportunidad, tras error de Alekhine, como descubrió el módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0", al nivel de 180 segundos de media por movimiento, que es el que otorga la honorabilidad que destacan a los grandes ajedrecistas:

Maroczy junto a Capablanca, tablero de por medio. La foto es del Gran Torneo Internacional de San Sebastián de 1911. Tuvieron que pasar desde entonces once años más para que ambos maestros se volvieran a enfrentar de nuevo, en este caso en este Gran Torneo Internacional de Londres de 1922. La principal culpa, los "tiempos revueltos" en que vivían ambos maestros, que desembocaron en la I Guerra Mundial, motivo hasta ahora de estas crónicas.

jueves, 10 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (66)

Alexander Alekhine fue el primero en ceder en su carrera particular con Capablanca para lograr el primer puesto de la competición, tras no pasar del empate en la 6ª ronda del Gran Torneo Internacional de Londres de 1922.

La partida Wahltuch-Alekhine, (6), Tablas en 47 movimientos, fue analizada por Maroczy, por Khalifman y por el periódico The Field, que la puso a disposición de los aficionados después de que no fuese nombrada en la crónica diaria que emitía durante el torneo el The Times.

La realidad es, estimados lectores, que el afamado maestro local de Manchester, Víctor Wahltuch, estuvo durante varias fases de la partida a punto de conseguir la victoria y fue Alekhine el que se alió con la suerte necesaria para no terminar perdiéndola.

Veamos cómo la analizó el módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0" al necesario nivel de "ajedrez serio" de 3 minutos de media por jugada:

Wahltuch y su autógrafo.

miércoles, 9 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (65)

José Raúl Capablanca, la gran leyenda del ajedrez de todos los tiempos, jamás conoció la derrota frente a Bogoljubow, que luego sería escogido a partir de 1927 por Alekhine, DOS VECES (1929 y 1934), para poner el título mundial en juego, en lugar de darle la "ansiada" revancha al maestro cubano. 

Lo cierto es que tras ocho enfrentamientos entre ambos a lo largo de sus respectivas carreras ajedrecísticas, Capablanca superó a Bogoljubow por +5=3-0. 

Esto es lo bonito que tiene la historia del ajedrez. Nos lo cuenta todo metódicamente...

La partida Capablanca-Bogoljubow, Gran Torneo Internacional de Londres (6) 1922, 1-0 en 52 movimientos fue todo un clásico.

La comentaron, aparte de Maroczy y Khalifman, también Tartakower en el Tomo I de la Serie titulada "La Moderna Partida de Ajedrez" y luego apareció en muchos libros que cubrieron la vida y obra del genio cubano: En el de Gelabert, en el de Euwe & Prins, en el de Reinfeld, en el de Golombek, en el de Panov (que guardo desde muy joven), en el de Lakdawala, en el de Chernev, en el tomo número I de Varnusz, en el de Stahlberg & Alles Monasterio y en el tomo número I de Miguel Angel Sánchez.

Capablanca opinó de ella así en su crónica diaria sobre el torneo, que escribió en el periódico británico The Times: "Ayer, lunes 7 de agosto, tuve una lucha muy dura, con Bogoljubow de oponente. Abrí con una Ruy López y pronto debí enfrentarme a una variante con la que no estaba familiarizado. Probablemente sea el resultado de un análisis profundo efectuado en los últimos años por algunos de los principales jugadores del mundo. Dada las circunstancias, tuve que tener mucho cuidado para evitar caer en alguna trampa o incluso en una posición perdedora. Sin embargo, como el sábado, jugué mucho mejor que en las primeras partidas. Quizá fue porque sentí que la carrera por alcanzar uno de los tres primeros premios ya había comenzado y en consecuencia tuve que jugar si quería seguir en la misma. Cualesquiera que sean las razones, lo cierto es que esta partida fue además de muy interesante, también complicada y mantuvo a los espectadores en pie.

Después de mi 18ª jugada (18.Dxc2) comenzaron las maniobras posicionales. Bogoljubow aseguró un peón "a" pasado con su movimiento 24...c4, pero por otro lado, amenacé con romper el centro y mi rival tuvo que perder tiempo para evitarlo. Lo aproveché para avanzar, con valentía, mis peones del flanco de rey, aprisionando con ello a su alfil. Esto se logró tras 29.f5!. En mi opinión, tendría entonces la partida ganada si pudiera neutralizar un poco la ventaja de mi oponente en el flanco de dama. Sin embargo esto fue una tarea muy difícil. Bogoljubow, sintiendo que tenía que contraatacar con fuerza para salvar la partida, hizo un tremendo uso de cada pieza que tenía disponible y finalmente cambió damas, manteniendo su ventaja en dicho flanco de dama.

En el aplazamiento, la posición era tal que todo el mundo pensaba que mi rival tenía las mejores posibilidades de la partida. Supongo sin embargo, que no tuvieron en cuenta mi jugada sellada, 41.Ce6, que fue, en mi opinión, el mejor movimiento del enfrentamiento (n.d.l.r.: Fat Fritz 2.0 no estima peligro alguno a las negras tras 41.Ce6, si éstas hubieran contestado, al instante, adecuadamente; cosa que veremos a continuación).

Luego, como se mostró en la partida, siguió una lucha desesperada. Mi oponente se negó con razón a aceptar el peón que le ofrecí y continuó su plan para avanzar su peón "a" pasado. Los espectadores debieron pensar en varias ocasiones que yo estaba perdiendo, a juzgar por las declaraciones que escuché después de la partida, pero mientras tanto, estaba seguro de la bondad de mi juego y cuando finalmente frené su ataque, comencé a avanzar mi peón "d" pasado, que había obtenido en el estrés de la pelea. Inmediatamente se hizo evidente que la ofensiva estaba ahora en mis manos y que no podía detenerme. Mi rival luchó valientemente, pero fue en vano. Pronto abandonó y con mucha elegancia declaró que la partida había sido demasiado difícil. Si bien me alegré de ganar, sentí pena por mi valiente oponente, que ahora había perdido tres partidas seguidas (n.d.l.r.: anteriormente contra Yates y Vidmar) y por lo tanto, está prácticamente fuera de la carrera por uno de los primeros cuatro lugares (n.d.l.r.: clarividencia absoluta, pues Bogoljubow al final - ¡nueve rondas más tarde!, quedó 5º clasificado). Su esfuerzo de hoy merecía una mejor recompensa".  

Veamos, estimados lectores, qué calculó sobre ella el módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0" al nivel medio de 3 minutos por jugada:

Libro de Panov sobre Capablanca.

martes, 8 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (64)

La partida Atkins-Alekhine, Londres (5) 1922, 0-1 en 57 movimientos, fue analizada por Maroczy y por Khalifman y luego apareció en el libro de Fiala y Kalendovsky sobre Alekhine que cubre los años desde 1921 hasta 1924, sacada de los comentarios publicados en una columna de ajedrez de la época en el periódico The Field.

Capablanca en su crónica diaria, durante el tiempo del torneo, que aparecía en el The Times dijo sobre la misma: "Alekhine con las piezas negras, tuvo una lucha muy dura con Atkins, que mantuvo una actitud especulativa durante la partida. A las 18,00 h. en punto, cuando fue aplazada, Alekhine tenía una mejor posición que me parecía suficiente para que lograse la victoria. En la reanudación aumentó la ventaja y finalmente ganó en la 57ª jugada".

Por tanto, ambos héroes de estas crónicas, lograban un pleno de victorias en todo el torneo hasta ahora.

Veamos qué calculó en su "Análisis táctico" el módulo informático neuronal "Fat Fritz 2.0", al nivel de 180 segundos de media por movimiento, cosa que engrandece estas crónicas:

Henry Ernest Atkins (1872-1955) que fue 
nueve veces campeón británico.

lunes, 7 de junio de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (63)

La partida Capablanca vs Znosko-Borovsky, Gran Torneo Internacional de Londres (5), jugada el sábado 5 de Agosto de 1922, 1-0 en 38 movimientos, fue comentada sólo por Maroczy en el libro del torneo y por Khalifman en su tomo nº I (de II) de todas las partidas de Capablanca analizadas en estilo Informator.

De ella dijo Capablanca en su crónica del periódico británico The Times, lo siguiente: "El sábado no lo pasé tan mal como el día anterior. Para empezar, tuve las piezas blancas y luego mi juego descuidado del viernes (n.d.l.r.: ante Morrison) que casi me cuesta la partida, me hizo razonar que tenía que prestar un poco más de atención a mi partida cuando las cosas me fueran bien. El enfrentamiento del sábado fue un Gambito de Dama Rehusado, que Znosko-Borovsky defendió a lo largo de conocidas líneas hasta la 8ª jugada (n.d.l.r.: por ejemplo, la 11ª partida del Mundial de 1921). Desde el 8º movimiento hasta el 12º inclusive, siguió un plan que no creo que fuera bueno (n.d.l.r.: de hecho en el Torneo de Candidatos de Zurich de 1953, Tigran Petrosian varió aquí precisamente en esa 12ª jugada - !?). La idea del maestro de San Petersburgo era no jugar ...c6-c5, hasta que la posición se clarificara y cuando no estuviese en peligro de ser atacado en sus peones "c" y "d". El fallo de este planteamiento es que no podía llevarse a cabo ante un oponente que estuviese alertado. En el 18º movimiento tuvo que jugar ...b6-b5, lo que creó un "hole" (agujero) en su casilla "c5", donde pronto coloqué un caballo. Después de eso sus posibilidades prácticamente se esfumaron ya que los dos caballos blancos controlaban completamente el tablero. 

Capablanca en el Gran Torneo Internacional de Londres de 1922.

El siguiente diagrama muestra la posición tras mi movimiento 20.Ca4!:

 

Mi oponente se rindió en la 38ª jugada".