jueves, 2 de diciembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (240)

"Me avergüenza esta partida, pero no tengo reparos en admitir que mi rival aprovechó mis errores de forma implacable". Alekhine en su libro del torneo. 

Se refería al enfrentamiento de la 5ª ronda del Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927, Alekhine-Capablanca, 0-1 en 42 movimientos y que fue analizado aparte de por el propio Alekhine, Tartakower (en ruso) y Khalifman; por los principales biógrafos del genio cubano, como Reinfeld, Golombek, Panov, Varnusz (Tomo II), Sánchez (Tomo I), Stahlberg & Alles Monasterio, Linder y luego en el libro de homenaje a Capablanca editado por el ministerio de cultura de su país, con comentarios de el "Mundial" de Montevideo y por Lakdawala. Y por último, también apareció la partida comentada por el MI Angel Martín en el documento en pdf editado por la revista Peón de Rey, sobre Alekhine.

El todavía campeón mundial, Capablanca, dijo lo siguiente sobre la partida en el periódico The New York Times:

"Tuvimos una defensa muy difícil de manejar contra Alekhine. Evidentemente, tratando de ponerse al día, eligió una forma complicada de desarrollo que conoce a fondo. Conscientes de las dificultades de la apertura así como de las facultades de nuestro rival, jugamos con mucho cuidado hasta establecer lo que consideramos una posición sólida. En ese momento, Alekhine debió haber pensado que podría lanzar con éxito un ataque contra el rey. Los espectadores sintieron una gran emoción, pues dejamos que el ataque de Alekhine procediera mientras construíamos lo que para nosotros (aunque quizás no para el público presente) parecía una posición inexpugnable. Al unísono, nos estábamos preparando, ganando algunos tiempos, para lanzar un violento contraataque que teníamos la certeza de que paralizaría el ataque de las blancas. Nuestra evaluación resultó correcta, con el resultado de que muy pronto el juego de Alekhine colapsó por completo y tuvo que rendirse" (n.d.l.r.: ¡con cuatro peones limpios de menos!.

Dicho quedó y veamos ahora, estimados lectores, el análisis efectuado por el módulo informático "Stockfish 14.1" a nivel de torneo "serio":

Capablanca en un sello de correos reciente emitido en Cuba.

miércoles, 1 de diciembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (239)

El estilo aventurero de Marshall y también las ganas de complicar las partidas de Alekhine, se vieron muy bien en la partida que hoy nos ocupa.

Nos referimos al disputado enfrentamiento Marshall-Alekhine, Gran Torneo Internacional de Nueva York (4), 1927, Tablas en 62 agudos movimientos, que sólo fue analizado por Alekhine, Tartakower y Khalifman.

Capablanca, en su crónica del periódico The New York Times dijo sobre esta partida lo siguiente:

"Este encuentro se desarrolló bajo los cánones de una apertura muy difícil de manejar, en la que Alekhine emergió con cierta ventaja posicional. En las complicaciones del medio juego, Alekhine no siguió el mejor rumbo, con el resultado de que en el momento del aplazamiento la posición estaba igualada. Al reanudarse la partida, Marshall presionó vigorosamente intentando un ataque. Pareció por un tiempo muy amenazante, pero finalmente Alekhine reclamó el empate por triple repetición y de esta forma terminó una de las partidas más reñidas del primer cuarto del torneo".  

Veamos ahora, estimados lectores, el cálculo analítico efectuado por el mejor módulo informático del momento, el "Stockfish 14.1" al nivel medio de juego de 3 minutos por jugada:

Alexander Alekhine, en tiempos del
Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927.

martes, 30 de noviembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (238)

Alekhine en el prólogo de su libro sobre el Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927

"Parece absolutamente increíble la (proporcionalmente) enorme cantidad de oportunidades desaprovechadas por Capablanca en los finales, mucho mayor que la de errores u omisiones en el medio juego. Para hacerse una clara idea espero que sea suficiente con una revisión crítica de sus siguientes finales de partidas": 

(n.d.l.r.: que ya fueron comentados aquí, en este serial, al inicio de este gran evento y en donde en aquella relación también se encontraba el final de la partida completa que toca ver hoy, la Capablanca-Vidmar, (4), Tablas en 56 movimientos).

Fue analizada aparte de por Alekhine, Tartakower y Khalifman en los respectivos libros de cabecera de esta competición, también en dos que tratan la vida y obra del genio cubano, en el tomo nº II de Varnusz y en la ampliación comentada por Elguezabal de "Mi Carrera Ajedrecística", libro señero del propio Capablanca y que conseguí de joven en idioma inglés, cuando no lo había en castellano:

El libro escrito por Capablanca para decirle al mundo
que quería el título mundial de Emanuel Lasker.

lunes, 29 de noviembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (237)

Tras tres jornadas disputadas de un total de veinte, pues antes las cosas con menos medios, ¡se hacían bien!, la clasificación general del Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927 estaba como sigue:

1) Capablanca, 2,5 puntos; 2) Alekhine, 2; 3) Vidmar, 1,5; 4) Nimzowitsch, 1,5; 5) Spielmann, 1 y 6) Marshall, 0,5.

Hoy nos despertamos con la noticia de que Magnus Carlsen propone que haya todavía un ritmo más rápido de juego en los Campeonatos del Mundo, para que crezca la probabilidad de errores y por tanto se reduzcan los empates.

En mi método, que contempla 40 jugadas en 2 horas y 30 minutos, con aplazamientos incluidos - sin finish - y no se sale del gran salón del hotel hasta que se termine la partida completa, comenzando por las mañanas temprano y finalizando, si la partida pasara de la media de tiempo que duran (cinco horas) por la tarde/noche, este tema se resuelve rápido y de forma sencilla (!!). Cinco minutos antes del comienzo de la partida, se "sortea" la apertura a jugar.

Ejemplo para la cuarta de este Mundial que sería Blancas: Carlsen - Negras: Nepomniachtchi, en ese obligado ritmo de juego "serio", con la siguiente apertura:

1.d4 f5; 2.Cc3 d5; 3.e4!? (¡el Gambito martín pescador! para Magnus) dxe4; 4.f3!? (con un matiz añadido del gambito Blackmar-Diemer) y... ¡a jugaaaaaaaaaar!.

El martín pescador, esto es para nuestros amables lectores, es un ave con pico largo que habita en lagos y ríos de Europa, Asia y Africa y que realiza migraciones de larga distancia (para lo pequeñito que es, encima ¡no se cansa nunca!) y destaca por su atractivo colorido, su canto agudo y su vuelo veloz a baja altura, utilizando su fuerte pico para pescar en aguas claras...

domingo, 28 de noviembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (236)

Hemos llegado al día en que se ha pasado el ecuador de lo que podría haber sido un "auténtico" Campeonato del Mundo, el "mundialito del azar" de Dubái, que llega hoy a la imaginaria 13ª partida (¡de un total de 24!). Eso sí, no debemos olvidar que en la realidad en que vivimos, ese campeonatito del mundo (por su mal diseño por parte de la F.I.D.E. - Federación Internacional de Ajedrez) comenzó hace sólo dos días (??).

Por tanto, preferimos volcarnos en la partida de la 3ª ronda del Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927, que hoy nos corresponde en este "mágico" serial. Si quieren magia, quédense con nosotros (!?) - estaremos todo el tiempo que sea necesario, ¡sin prisa pero sin pausa!. Si lo que prefieren, estimados lectores, es ajedrez rápido, deprisa y corriendo (Carlsen ayer estuvo objetivamente perdido), pásense a Dubái y lean incrédulamente lo que sale en los medios de comunicación al respecto, pues parece que en todos ellos sí que contemplan un mundial certero en lo que mal llaman Exposición Universal (??), dando todos sus comentaristas evidentes síntomas de falta de cultura ajedrecística que sólo la da el "conocimiento" de la historia del ajedrez y la comparación de lo que ocurría antes, con lo que pasa hoy en día, que es funesto.

Dicho todo esto, como representante de la verdadera LIBERTAD DE EXPRESIÓN en nuestro maniatado mundo del ajedrez (dijo Bobby Fischer poco tiempo antes de morir, que la tarta a repartir era tan pequeña y que la gente que quería su porción era tanta, que de ahí le venían los problemas básicos a los ajedrecistas del mundo - !?) la partida Alekhine-Nimzowitsch, (3), Tablas en 21 jugadas, fue una pena que se desarrollara como lo hizo debido a un pequeño desliz que Alekhine cometió en la apertura, al intentar seguir al máximo el decálogo de la escuela hipermoderna de ajedrez, popularizada por Reti y también por su propio rival de esta partida. Esa situación provocó desidia en el maestro francés de origen ruso que pronto buscó el empate, dando a entender que incluso Nimzowitsch había dejado pasar por alto la posibilidad de complicar la contienda, que sólo fue analizada para la posteridad por Alekhine, por Tartakower y por Khalifman.

Capablanca, en su crónica en el periódico The New York Times durante el torneo, también afirmó algo parecido al respecto:

"Alekhine-Nimzowitsch fue una partida cuidadosamente jugada por ambos bandos. Surgieron algunas complicaciones en el medio juego, en el que Nimzowitsch pudo haber presionado a su oponente. Sin embargo, o no vio su oportunidad o prefirió jugar a lo seguro. Pronto tuvo lugar un intercambio general en donde se propuso y se aceptó el empate".

Para el módulo informático "Stockfish 14.1", las aguas siempre estuvieron en su cauce:

(Amplíe la imagen para leerla bien haciendo "click" sobre la misma):

¿Quién fue Aaron Nimzowitsch?

sábado, 27 de noviembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (235)

Este cronista todavía se frota los ojos para ver bien porqué los dos maestros de la partida de hoy, cometieron dos gravísimos errores, ambos en la "fatídica" vigesimocuarta jugada del encuentro correspondiente a la tercera ronda del Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927.

Se trata del enfrentamiento Capablanca-Marshall, (3), 1-0 en 35 movimientos y que fue analizado, aparte de por Alekhine, Tartakower y Khalifman; también por biógrafos del genio cubano, como fueron Stahlberg & Alles Monasterio, Varnusz (tomo II) y en el libro homenaje de Cuba a Capablanca, en partida aparecida comentada en su momento en el "Mundial" de Montevideo, país, Uruguay, que siempre estuvo muy ligado a Capablanca junto a Argentina.

El entonces campeón mundial, dijo lo siguiente sobre ella en su crónica del periódico The New York Times, señalando este cronista tras leerla, que Capa fue muy benévolo en sus comentarios, porque aunque mereció la victoria de todas, todas; es verdad que a punto estuvo de echarla a perder por una muy mala jugada:

"Nuestra partida con Marshall se complicó poco después de la apertura. Como resultado del intercambio de un par de peones, Marshall se quedó con una estructura débil. Las blancas presionaron sobre la principal debilidad y para aliviar la presión, Marshall hizo algunos intercambios. Sin embargo, eso no mejoró las cosas y poco después el estadounidense perdió un peón (n.d.l.r.: ese y no otro, es el tema que nos ocupa). Luego trató de montar un ataque que fue parado inmediatamente y aprovechando su mejor posición, fueron las blancas quienes lanzaron otro verdadero, que les llevó a la victoria tras unos pocos movimientos".

Veamos ahora, estimados lectores, el cálculo analítico realizado por el mejor módulo informático del mundo, el "Stockfish 14.1" al nivel de juego de 3 minutos de media por jugada y sin vulgar "finish", el nivel de ¡los grandes campeones de la historia!:

viernes, 26 de noviembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (234)

Capablanca en una de sus crónicas sobre el Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927, aparecidas en el periódico The New York Times:

"Spielmann y Alekhine tuvieron una agria pelea de toma y daca. Primero Alekhine aparentemente tenía la mejor posición. Luego, cuando los espectadores pensaron que Alekhine lo haría todo a su manera, Spielmann los soprendió ofreciendo un sacrificio de caballo, que Alekhine no podía capturar, dándole a Spielmann la iniciativa. Al no haber podido obtener ninguna ventaja material, Spielmann finalmente ofreció el empate, que Alekhine rechazó. Al tratar de forzar las cosas, Alekhine no jugó lo mejor que pudo y Spielmann tuvo una vez más la oportunidad de obtener ventaja. Sin embargo no la aprovechó, con el resultado de que cuando se suspendió la partida, Alekhine tuvo la mejor suerte. Cuando se reanudó la lucha, Spielmann salió de sus dificultades y tuvo el empate bastante fácil en su mano, pero una vez más cometió un desliz que provocó tras el segundo aplazamiento, un final ganador para las piezas negras, que forzó a las blancas a rendirse, sin reanudar la segunda sesión de juego".

Se trató de la partida Spielmann-Alekhine, (2), 0-1 en 64 movimientos, que fue analizada por Alekhine, Tartakower, Khalifman y también apareció en el tomo IV de la herencia ajedrecística de Alekhine, escrito por Kotov, que realzó tanto las jugadas interesantes como también las equivocaciones que se dieron en este enfrentamiento.

Veamos ahora, estimados lectores, los análisis calculados por el módulo informático "Stockfish 14.1" al nivel de 180 segundos de media por jugada:

El tomo nº IV de la versión castellana de la 
"Herencia de Alekhine", escrito por Alexander Kotov.

jueves, 25 de noviembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (233)

¡Qué buenos los análisis de Alekhine en el libro del Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927! (editado recientemente en España por la Editorial Chessy).

Al analizar la partida de Capablanca en la segunda ronda del certamen, el maestro francés de origen ruso se quejaba amargamente de que a Capablanca le solieran siempre jugar en las aperturas jugadas de segundo o tercer nivel y nunca las ideas principales (lógicas).

La partida Nimzowitsch-Capablanca, (2), 0-1 en 41 movimientos, fue muy analizada. El propio Capablanca puso algo de ella en una de sus crónicas durante el torneo aparecidas en el periódico The New York Times. Y luego aparte de ser comentada por Alekhine, Tartakower y Khalifman, en los libros de cabecera sobre este evento, también apareció analizada en los siguientes libros que trataron la vida y obra del genio cubano, como fueron los de Bjelica, destacando que este enfrentamiento fue una de las partidas de Capa, favoritas de Misha Tal (aunque en el libro aparece con los comentarios de Panov). Apareció también en el libro español sobre la carrera ajedrecística de Capablanca, pero analizada esta partida por Elguezabal. Luego salió en los libros de Reinfeld, de Golombek, de Panov, en el tomo II de Varnusz, en el tomo I de Miguel Angel Sánchez y en el de Homenaje a Capablanca editado tras su muerte por el ministerio de cultura de Cuba, con comentarios del propio Capablanca, así como en los libros de Euwe & Prins (posición del medio juego) y de Stahlberg & Alles Monasterio. También ocupó dos hojas los comentarios realizados sobre el combate, en la revista Ajedrez, de la desaparecida editorial argentina, Sopena.

Me sorprendió mucho hoy, el módulo informático "Stockfish 14", que en una posición crítica de la partida, dió de entrada ventaja ganadora a Capablanca, en una posición tremendamente complicada y muy difícil de apreciar para el ojo humano.

Dijo Capablanca en el The New York Times:

"Nimzowitsch se enfrentó a nosotros con idea de jugar a las tablas y trató de adaptar su apertura a ese fin. Desafortunadamente, pasó por alto un par de sutilezas en la apertura, con el resultado de que después de menos de una docena de movimientos ya teníamos la iniciativa y lo mejor de la posición (n.d.l.r.: tras 10..., Cxd5 - ligera ventaja de las negras). A partir de entonces, Nimzowitsch se defendió con habilidad y finalmente obtuvo una posición que tanto él como los espectadores consideraron perfectamente sólida. En ese momento, sin embargo, ofrecimos un sacrificio sorpresa que habíamos tenido en mente durante muchos movimientos hacia atrás y que lo desconcertó tanto a él como al público (n.d.l.r.: 26..., e5!).

Algo molesto por el ataque inesperado, no pudo hacer la mejor defensa (n.d.l.r.: 28.Df1 en lugar de 28.Db7?) y, en consecuencia, en lugar de una lucha larga y prolongada, la partida llegó a su fin después de algunos movimientos (n.d.l.r.: lo curioso fue que para "Stockfish 14.1", 28.Df1, también pierde, aunque es verdad que en una lucha larga y prolongada).

Surgieron algunas características muy interesantes en este choque que no aparecieron en la partida real y que sin duda serán de interés para los amantes del ajedrez. Además, las maniobras realizadas para lograr el sacrificio que ganó la partida han sido muy elogiadas. En consecuencia, daremos a continuación una panorámica de una de las partes más interesantes de la partida, con algunos comentarios para ilustrar los diferentes puntos de interés (n.d.l.r.: tras 20.Tb1 -ver partida que sigue-".

Y llegó el momento de ofrecer este duro enfrentamiento analizado por "Stockfish 14.1" al nivel de análisis medio de 180 segundos por movimiento:

La famosa revista AJEDREZ de la desaparecida
Editorial Sopena argentina.

miércoles, 24 de noviembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (232)

Fue una pena que el Dr. Alekhine no pudiera coronar con éxito su buena apertura y medio juego ante el Dr. Vidmar, en la primera ronda del Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927.

La partida Alekhine-Vidmar, (1), Tablas en 45 movimientos, fue analizada por Alekhine y por Tartakower en sus respectivos libros del torneo (el segundo sólo en lenguaje ruso) y también por Khalifman (en su libro que analiza todas las partidas de Alekhine) y por Kotov, en el libro nº II (de IV) de la "herencia ajedrecística del 4º campeón del mundo" (1-Steinitz, 2-Dr. Lasker, 3-Capablanca, 4-Alekhine).

Veamos, antes que nada, la foto histórica de todos los participantes y principales dirigentes de este evento neoyorquino:

martes, 23 de noviembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (231)

En el Manhattan Square Hotel, lugar de la celebración del Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927 se habían hecho arreglos, tanto para los jugadores como para los espectadores, que fueron ideales. Así, en la sala de juego, sita en el salón de banquetes comerciales, los espectadores podían observar a los maestros en acción, mientras que en dos salas contiguas, el público podía seguir más distendidamente las partidas en los grandes tableros de demostración. También se dispusieron de algunas mesas fuera de la sala principal para que los maestros acudiesen allí a analizar las partidas nada más terminarlas.

En este contexto comenzó el torneo y la primera partida que nos toca ver hoy, fue la Capablanca-Spielmann (1), difíciles tablas en 28 movimientos, que sería analizada en una posición de "medio juego" por Euwe & Prins en su libro sobre el genio cubano.

Por supuesto que el libro del torneo escrito por Alekhine y publicado en España recientemente por la prestigiosa Editorial Chessy, nos va a servir para ver con calma todas las partidas de este torneo que saldrán en este serial, las de Capablanca y las de Alekhine.

Quisiéramos también destacar que hubo otro libro sobre este evento neoyorquino pero que sólo fue publicado poco tiempo después en Rusia, siendo su autor el buen maestro y mejor periodista ajedrecístico aún, Savielly Tartakower.

El libro de Tartakower sobre el Gran Torneo
Internacional de Nueva York de 1927.

lunes, 22 de noviembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (230)

Seguimos con gusto y con "objetividad crítica" comparando el pasado con el estresado presente = F.I.D.E. (Federación Internacional de Ajedrez). Capablanca finalizaba de esta forma su artículo previo al inicio del Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927, aparecido en el periódico The New York Times, el mismo día del comienzo del certamen, el 19 de Febrero:

"Antes de cerrar este artículo nos gustaría explicar algo. A menudo nos preguntan: <¿Es usted el hombre que juega tantas y tantas partidas a la vez?. ¿Cómo puede hacerse esto?>.

En el ajedrez simultáneo, el escritor ha logrado en ocasiones hazañas que él mismo habría considerado imposibles. Sin embargo, como en el caso del ajedrez a la ciega (con los ojos vendados), tales hazañas no son un criterio del verdadero valor de un jugador, aunque para hacer cualquiera de estas cosas realmente bien se necesita un maestro de primera clase.

La verdadera prueba de la fuerza relativa de dos jugadores es un match fijo de tantas partidas para ganar, sin contar los empates. (N.d.l.r.: Esta modalidad fracasó con el paso del tiempo por las "tablas cortas" que hacían que los matches se alargaran más de la cuenta; pero como hemos visto en este serial, Bobby Fischer - y ya mayor - demostró en 1992 en su match de desquite con Boris Spassky, que con la mentalidad necesaria de jugar las partidas para ganarlas y no para entablarlas "adrede", eso se puede solventar. Las Reglas de Sofía o el sorteo previo, al inicio de las partidas, de la apertura a jugar - para evitar las minuciosas y largas preparaciones caseras efectuadas con la computadora -, podría también servir para volver a la idea original de Capablanca - !?). 

Junto a un match así, un torneo como el que va a empezar ahora es la mejor prueba. (N.d.l.r.: seis maestros disputarían cuatro partidas contra cada uno de los demás - ¡20 rondas! y no las 14 -me acabo de enterar ahora que no son 16- que encima son "semi-serias" -al contemplar el finish- del "mundialito del azar" que empieza este miércoles en un lugar poco trascendente, como es Dubái - Emiratos Arabes Unidos). 

Sólo el juego individual sobre un tablero (concluía Capablanca) sacará lo mejor de cada ajedrecista".

N.d.l.r.: Gracias al bonito libro "THE UNKNOWN CAPABLANCA" de David Hooper y Dale Brandreth ha quedado bien reflejado para la historia, las llamadas partidas menores y de exhibición del genial maestro cubano, de las cuales muchas se comparan favorablemente con sus enfrentamientos más famosos y por ello más conocidos.

El libro que refleja las exhibiciones de José Raúl Capablanca.

domingo, 21 de noviembre de 2021

Lasker, Capablanca y Alekhine o ganar en tiempos revueltos (229)

Capablanca seguía comentando su nivel ajedrecístico, momentos antes del comienzo del Gran Torneo Internacional de Nueva York de 1927, aquel primer día del inicio de la competición, el 19 de Febrero, en el periódico The New York Times:

"Sin embargo, somos conscientes de que nuestra fuerza y condiciones deportivas no son permanentes y que ahora podemos ser algo más débiles que cuando estábamos en nuestro mejor momento, hace diez años. En opinión del escritor, estuvo en su mejor momento en La Habana cuando jugó contra Kostic aquel match donde mi rival perdió las cinco partidas seguidas.

(Amplíe el historial de partidas haciendo "click" sobre el mismo): 



Este match fue el momento cumbre en la carrera 
de Capablanca, según el genio cubano.

Por otro lado, algunos de nuestros competidores, si no todos, son ahora más fuertes que nunca. La diferencia entre nuestro descenso y sus subidas, ambas cosas combinadas, se mostrarán sólo en la clasificación final.

Puede resultar interesante comparar el pasado con el presente (n.d.l.r.: Capablanca tenía 38 años en aquel tiempo). En el Gran Torneo Internacional de San Sebastián de 1911, en nuestro primer encuentro a nivel mundial, no teníamos mucha confianza en conseguir el premio mayor, pero sí mucha ambición y habiendo siendo favorecido por la diosa de la fortuna (n.d.l.r.: ¡Caissa!), logramos hacer honor.

(Amplíe el cuadro clasificatorio haciendo "click" sobre el mismo):

Gran Torneo Internacional de San Sebastián de 1911.